Espanol

Instituto para la Cura del Racismo, Madison-Wisconsin, S.A.
Asociación legal (501-C3) sin fines de lucro-exenta de impuestos y sin militancia religiosa ni político partidaria

 Richard Davis / PRESIDENTE

 MISIÓN

La misión del Instituto para la Cura del Racismo, Madison-Wisconsin, S.A., es promover conciencia acerca de la historia y patología del racismo y ayudar a curar el racismo en las persona, comunidades, e instituciones con sede en el área de Gran Madison. Haciéndo ésto, trabajaremos en un momento dado y de manera cooperativa con otros esfuerzos en Madison y con otros grupos e Institutos Para la Cura del Racismo en los Estados Unidos de América y el mundo.

Un comite dirige el Instituto. El rol del comité es iniciar y guiar los esfuerzos que ayudarán al Instituto cumplir su misión, trabajando en colaboración con todos los miembros participantes del Instituto.

Nuestro objetivo a corto plazo es iniciar sesiones de 8-10 semanas de duración empezando el día 3 de octubre del 2001.

Nuestro objetivo a largo plazo es tener muchas sesiones desde ahora a la eternidad.

Frente a la tragedia que América experimentó el 9 de setiembre del 2001, el Instituto para la Cura del Racismo promueve el concepto de la unicidad de la raza humana.

 Matrícula

Para inscribirse o matricularse, llame a Richard Davis 608/255-6666
rdavis1@wisc.edu

MARCO DE REFERENCIA

INSTITUTOS FUNDADOS EN 1989

CURA DEL RACISMO EN AMERICA

Una receta para la enfermedad/por Nathan Rutstein

Estableciendo un Instituto para la Cura del Racismo

En coordinación con Cherry Steinwender (Centro para la Cura del Racismo/Houston, Texas)

Centro de Referencia Nacional para la Cura del Racismo/ Albion, Michigan

Misión

Un Instituto para la Cura del Racismo se fundamenta en la creencia de que el racismo es el más poderoso y persistente obstáculo para lograr una sociedad justa y pacífica. El Instituto reconoce la esencial unicidad de la raza humana; que todos los seres humanos comparten antepasados comunes; y que todos nosotros compartimos la responsabilidad de entender y practicar la unicidad de la humanidad en nuestras vidas personales y sociales.

Un Instituto busca crear un ambiente en el que hombres y mujeres de todas las razas puedan conversar en un espíritu de discusión abierta y honesta, libre de culpa y victimización. El principio de consulta en confianza, basada en la creencia que la verdad no está en la perspectiva individual si no en la unidad de diversos espíritus, es fundamental en cada aspecto de un Instituto.

Ul Instituto reconoce que racismo es, sobre todas las cosas, una enefermedad social y espiritual; una enfermedad que infiltra las fibras morales y espirituales de la sociedad. El racismo se origina en la ignorancia y el temor, los que se alimentan el uno a la otra en un monstruoso ciclo. Eso que ignoramos se convierte en una fuente de temor. El temor por sí mismo engendra más ignorancia, y así sucesivamente.

La esperanza de romper este ciclo está en reconocer que el racismo es una enfermedad que obedece muy poco a leyes y reglamentos, pero que llega profundo dentro de la mente y el corazón de la persona. Es un hecho que sólo al enfrentar al racismo en nuestros corazones podemos hombres y mujeres generar un poder suficiente como para erradicar esta enfermedad perniciosa que incapacita nuestra nación y retarda su progreso hacia las verdaderas paz y justicia.

Propósito

Para lograr esta misión, el Instituto debe propiciar el entendimiento de cómo el racismo afecta a toda la gente. El Instituto se basa en la noción que los/as blancos/as sufren de un inherente y a veces subconsciente sentimiento de superioridad, y que se requiere grandes e incesantes esfuerzos para superar esta actitud. A la vez, la desconfianza que siente la gente de color como resultado de un legado de opresión, debe también ser enfrentado. Un Instituto enfrenta estos desafíos de manera amistosa y sin intimidación.

El diálogo honesto y franco en que participen todas las razas debe ocurrir, de manera tal que las personas puedan curarse unas a las otras. En este proceso, el entendimiento mutuo se desarrolla, lo que evoluciona a genuina y sincera amistad y amor.

Un Instituto para la Cura del Racismo tiene dos propósitos principales:

1. Ayudar a las personas a sanar su enfermedad o herida, y

2. Convertirse en un centro para la acción social, cuyo objetivo es promover la unidad racial dentro de la comunidad.

Acerca de Cómo Funciona el Instituto

Los objetivos del Instituto son a fin de cuentas inseparables. Tampoco puede ocurrir un completo remedio porque la sabiduría lograda a través de la reflexión debe ser acompañada con acción para tener resultados útiles. Al mismo tiempo, participar en acción social sin aceptar el proceso terapéutico podría ser irresponsable.

Como la negación es un obstáculo mayor, los/as participantes en un Instituto hablan en grupo para ayudarse a identificar y entender cómo el racismo se expresa y cómo afecta en todos los niveles de la sociedad. Con este conocimiento, los/as participantes se motivan a superar los principales elementos que perpetúan la enfermedad y retardan la cura de la herida. Ellos/as están dispuestos/as a buscar solución al problema.

En una atmófera de confianza, las personas no temen compartir sus sentimientos verdaderos. Ellos/as se sienten cómodos/as tanto como sus puntos de vista son compartidos, no en forma de confesión pero con el convencimiento que ellos/as están afectados por una enfermedad o herida y buscan alivio.

En esta atmósfera de confianza y ayuda es fácil reconocer que el Instituto provee a mujeres y hombres una oportunidad para sinceramente intentar curar su enfermedad o sanar su herida. Compartir no sólo es una manera de aliviar dolores del alma, es también un pedido de ayuda. Cuando la gente de color revela cómo es ser tratado/a con prepotencia o rechazado/a por causa del color de la piel–tratamiento que a su vez alimenta profunda desconfianza–los/as blancos/as ganan valiosos conocimientos en los horribles efectos de la enfermedad. En el otro sentido, cuando los/as blancos/as describen abiertamente su pugna por conquistar sentimientos de superioridad, la gente de color observa un significativo esfuerzo para enfrentar emociones profundamente arraigadas. Miembros de todas las razas responden a cada quien con apropiada compassion y apoyo basados en amor incondicional. De esta manera, un Instituto promueve un intento verdadero para destruir la raíz de una seria y perniciosa enfermedad social.

Cuando de esta manera se construye una genuina amistad, el grupo se tranforma a una fuerza responsable para la acción social. Armados con el conocimiento de cuán dañino es el racismo para una persona y una comunidad, los/as miembros del Instituto están motivados para trabajar promoviendo la unidad racial. Muchos Institutos promueven sus principios trabajando con los sistemas escolares en sus comunidades. Otros [Institutos] pueden escoger otros medios de acción para promover la acción social. Lo importante es que el Instituto haya preparado y unido a sus miembros para tomar acciones concretas.

[Documento traducido del inglés al castellano por Numa A. Armacanqui. 09/27/01]

Recent Posts